El sistema digestivo del caballo

Inicio/El sistema digestivo del caballo

El sistema digestivo del caballo

Rocio Tinajero 12 Apr 2017
Vendedora de Equitación en Decathlon Córdoba

¿Conoces el sistema digestivo del caballo? El sistema digestivo del caballo siempre ha entrañado ciertas particularidades debido a su dificultad para digerir bien la comida y posteriores problemas de salud. ¿Y el del tuyo? Es importante estudiar las particularidades de cómo trabaja su sistema a la hora de hacer la digestión para adelantarnos a ciertas alteraciones y problemas digestivos que se presenten y podamos prevenirlos con una adecuada gestión alimentaria.

Muchos expertos dicen que “somos lo que comemos”. Al igual que los caballos, una adecuada alimentación ayudará notablemente a su salud y a que muestre un aspecto más sano y vigoroso.

Los caballos son animales herbíboros (que se alimentan de vegetales), no rumiantes y monogástricos. Su aparato digestivo es muy complejo y su estructura anatómica y funcional determinan, según muchos veterinarios, a que sus problemas estén relacionados con este problema y la mayor causa de su muerte en esta especie animal.

Antes de todo, vamos a conocer las características del sistema digestivo equino que se divide en dos partes:

  • La parte delantera formada por boca, esófago, estómago e intestino delgado.
  • La parte trasera compuesta por el intestino grueso que incluye el colon, ciego y recto.

Cada elemento de este sistema conlleva una particularidad en el manejo de la alimentación.

sistema digestivo del caballo

Boca

La boca cuenta con un total de 36 dientes y tres glándulas salivares (parótida, mandibular y sublingual) que producen unos 40 litros de saliva, muy necesaria para combatir el ph ácido del estómago y las consecuentes úlceras o fístulas. La boca es la base donde se introduce toda la comida y cumple la función de coger el alimento, romperlo y masticarlo lo máximo posible con la saliva generada. La saliva se genera principalmente cuando los caballos comen forraje, uno de sus alimentos más importantes ya que, con ella, se consigue que el alimento quede totalmente troceado y le sea más fácil digerirlo, evitando así los temidos atragantamientos.

Esófago

El esófago es la extensión que hay desde el paladar hasta el estómago. Finaliza en una válvula muy valerosa que se llama cardias, la cuál sólo se abre en dirección hacia el estómago. Esta peculiaridad hace que los caballos no puedan vomitar ni eruptar ya que son animales predispuestos a tener problemas de cólicos y luxación gástrica. Por ello, debemos cuidar el estado de los alimentos que les proporcionamos a nuestros caballos.

Estómago

El estómago cuenta con una capacidad aproximada de 15 litros (el 10 por ciento del total del sistema digestivo equino) y el alimento tarda en pasar por él entre unos 20 a 30 minutos. El estómago se caracteriza por ser poco elástico y, teniendo en cuenta la incapacidad de los caballos para vomitar, hace que el riesgo de rotura sea bastante alto. Los veterinarios suelen, en estos casos, introducir un tubo por la nariz con el fin de evacuar el gas y el contenido del mismo.

Duodeno, yeyuno e íleon

El duodeno, yeyuno e íleon son las tres secciones que componen el intestino delgado de los mamíferos. El intestino delgado cuenta con una longitud de unos 25 metros y en esta parte de su sistema se absorben casi todos los nutrientes: grasas, proteínas e hidratos de carbono. En el íleon (parte final del recorrido intestinal)se digieren, concretamente, los minerales. El alimento tarda en pasar desde unos 4 ó 5 minutos hasta alcanzar las dos horas. Para que el intestino absorba el mayor número de nutrientes es vital que el caballo mastique mucho los alimentos que toma. Además que al trocear lo más mínimo la comida ayudará a reducir también el volumen de saliva generada.

Intestino grueso

Por último se encuentra el intestino grueso. Compuesto por ciego, colon y recto. Cuenta con unos siete metros aunque su volumen es aún mayor que todo el tracto gastrointestinal con una capacidad de 150 litros. En esta parte del aparato digestivo se encuentran numerosos microorganismos (cerca de 400 especies distintas de microorganismos absorben la fibra que contienen los alimentos en forma de ácidos grasos) que permiten digerir la fibra. Dicha fibra, al contrario que en los seres humanos, produce estreñimiento en estos animales. El paso del alimento es bastante lento ya que puede tardar en digerirlo entre 22 horas o incluso hasta dos días.

El colon mayor en los caballos tiene forma de doble “u”. Su parte derecha suele más movible lo que puede generar un movimiento o desplazamiento de la misma y originar las torsiones fatales. Éstas que pueden originarle el fallecimiento.

Cuanto más alimento digiera el caballo contará con menos tiempo de paso. Es decir, dependiendo de la cantidad de comida que se suministre en cada toma tardará más o menos en pasar el alimento por el sistema digestivo equino. Igualmente, es muy importante tener en cuenta la forma del alimento ya que los pellets o granos de cereal, al ser más concentrados, son más fáciles de digerir que otros como los forrajes o paja que tardan más. Aún así el forraje es fundamental y no debe faltar en su pirámide nutricional ya que la desaceleración del paso de la ingesta por el tracto digestivo incrementa el aprovechamiento de los nutrientes que está recibiendo.

A diferencia de las personas, los caballos no disponen de vesícula biliar y la producción de bilis es incesante independientemente de que el aparato digestivo reciba o no alimento.

Es por todo esto, que mantener un intestino grueso sano acarrea mantener un caballo vital y con un nivel físico más superior en caso de que sea un caballo atleta.

Sin más, nos despedimos hasta el próximo post. Mientras tanto os dejamos haciendo lo que más nos gusta ¡¡Disfrutar del caballo y cabalgar!!

Por | 2017-05-08T17:48:30+00:00 abril 12, 2017|Caballo|Sin comentarios

Acerca del autor:

Rocio Tinajero
Vendedora de Equitación en Decathlon Córdoba

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar